Papa Francisco decreta el fin de los mandatos vitalicios en asociaciones de fieles y movimientos: “La verdadera comunión no puede existir en un movimiento o en una nueva comunidad si no se integra en la comunión más grande que es nuestra Santa Madre Iglesia Jerárquica”

Los mandatos no podrán superar los diez años consecutivos, aunque el Vaticano podrá establecer excepciones en el caso de los fundadores. Los que no lo cumplan, deberán someterse a elecciones en un plazo no superior a dos años desde la aplicación del decreto

El objetivo es «promover una sana rotación y evitar apropiaciones que no han dejado de procurar violaciones y abusos»

Se señala como prioridades “el respeto a la libertad personal; la superación de la autorreferencialidad, la unilateralidad y la absolutización; la promoción de una sinodalidad más amplia, así como el preciado bien de la comunión”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *